Por qué es difícil documentar errores

Documentar errores de software es una labor compleja. Los departamentos de soporte reclaman una gestión ágil y precisa de esta información que no siempre encaja bien con los flujos establecidos en otras tareas documentales. En este artículo expongo por qué los errores requieren un tratamiento diferenciado y propongo algunas ideas para mejorar su gestión documental.

El problema con los errores

El desarrollo de cualquier aplicación va necesariamente ligado a la aparición de errores. Cuando el número de posibles errores es pequeño -como ocurre, por ejemplo, con el software incorporado en muchos electrodomésticos modernos- su tratamiento se reduce a un breve apartado de resolución de problemas en la guía del usuario. En productos de software más complejos, la posibilidad de encontrar errores aumenta considerablemente. En su libro Code Complete, Steve McConnell, estima que la media de errores en la industria es de entre 15 y 50 errores por cada 1000 líneas de código. Cualquiera que sea la cifra final, puede llegar a ser muy alta si consideramos la extensión en líneas de código de muchos programas.

Tratar estos errores resulta complejo porque, como veremos más adelante, la naturaleza de este tipo de información es particular. Cuando el número de errores conocidos es pequeño, los redactores técnicos creamos una sección dedicada a la resolución de problemas en el propio manual del producto, o advertimos de la ocurrencia de problemas en forma de notas de texto. Pero el alcance de este planteamiento es limitado. Es, además, una solución que no contenta a nadie: los técnicos no tienen una forma directa de buscar esta información y los autores entendemos que funcionalidades y errores deben de ocupar sitios distintos en la documentación. Es por ello que muchos fabricantes de software diferencian entre funcionalidades y errores en su documentación. Vemos un ejemplo de ello en el área de soporte del fabricante Red Hat, donde estas dos áreas están claramente diferenciadas:

Otro ejemplo lo tenemos en la documentación de Microsoft, donde los contenidos de soporte (support) y funcionalidad de producto (library) son independientes:

Pero, ¿por qué resulta necesaria esta división?

Funcionalidades y errores

Hay 2 razones fundamentales que explican la separación entre la documentación de funcionalidades de producto y errores.

1. El origen y tratamiento de la información es distinto

Cuando describimos el funcionamiento de un software, los redactores técnicos lo hacemos en colaboración con el especialista (habitualmente un desarrollador o analista). La información facilitada por esta figura, junto con la documentación interna del producto (casos de uso, especificaciones de producto, wireframes, etc.) son la materia prima del artículo técnico. Nuestra función como redactores es destilar toda esta información y trasladarla a la documentación del producto de una manera ordenada.

Sin embargo, en el tratamiento de errores, el origen de la información reside en la figura del especialista de soporte. Él es -después del cliente- el primero en detectar y evaluar la gravedad del problema, y es también el primero en registrar los detalles del error en la herramienta de gestión de casos (en síntesis, una base de datos con los errores de producto reportados). A diferencia de lo que sucede con la documentación del producto, esta información no se encuentra ordenada, y puede ser difícil de encontrar por otros especialistas que trabajan con la misma herramienta. Solo la información de algunos de estos errores llega a la documentación final del producto como boletines de seguridad o artículos de soporte.

2. Los tiempos de publicación son distintos

La documentación de funcionalidades sigue un proceso de desarrollo constante, pero que viene pautado por la publicación de cada nueva versión del producto. Por el contrario, los errores se producen de forma intermitente durante todo el ciclo de vida del software. La información de soporte, por su propia naturaleza, requiere de un tratamiento ágil que le permita llegar al mayor número de especialistas de soporte posible. Esta diferencia en los ritmos de publicación explica también por qué funcionalidades y errores ocupan lugares distintos en la documentación del producto.

La siguiente tabla resume las diferencias entre uno y otro tipo de información:

Tratamiento de errores

Considerando estas diferencias ¿cómo podemos mejorar la gestión de errores en documentación? Propongo aquí dos ideas básicas.

1. Vincular el tratamiento de errores y funcionalidades

Salvo excepciones, son pocos los errores reportados que llegan a la documentación de usuario. En algunos casos, las herramientas de soporte no permiten extraer y analizar la información de una forma sencilla. En otros, no existen los flujos de trabajo para explotarla eficientemente. Este hecho resulta paradójico si pensamos en el valor que tiene esta información.

Sea cual sea la aplicación para la gestión de casos, debe permitir hacer búsquedas e, idealmente, puntuar (por ejemplo, a modo de like/dislike) el valor que cada caso tratado aporta para resolver un problema similar. El redactor técnico podrá así identificar los casos más consultados o mejor valorados internamente e incorporarlos a la documentación final del producto, que es ya accesible al usuario final. Los casos más críticos se publicarán como boletines de seguridad, mientras que los más populares se integrarán en área de soporte de la documentación (normalmente, en la base de datos de conocimiento o knowledge base).

Por último, la herramienta de gestión de casos usada por el especialista debe permitir realizar búsquedas en diferentes bases de datos y presentar un resultado unificado. Esto es esencial en grandes entornos, donde es común que cada área de soporte o país mantenga su propia solución.

La propuesta es, en definitiva, romper los silos de información y establecer flujos que permitan al redactor técnico descubrir los errores más comunes e incorporarlos, ya de una forma ordenada, a la documentación del producto.

2. Facilitar la creación de contenido de soporte

También se puede promover el desarrollo de nuevo contenido de soporte mediante plantillas de documento que el técnico pueda usar de forma sencilla. Elaborar estas plantillas no es complejo porque los artículos de soporte se ajustan a un patrón muy sencillo (normalmente Síntomas-Causa-Resolución). Los especialistas suelen agradecer estas iniciativas. Si el área de soporte puede generar la información en un formato predefinido, nuestra labor revisando, adaptando o traduciendo esa información será mucho más sencilla.

Desde hace varios años, Microsoft permite crear artículos en su Knowledge Base a cualquier especialista de soporte de la compañía. Este tipo de artículos, que pasan por un proceso de revisión interna antes de su publicación, abundan en la web del fabricante bajo el epígrafe de FAST PUBLISH (del inglés, publicación rápida):

Saber cómo tratar y gestionar la información de errores resulta más sencillo si entendemos las particularidades de esta información. Hemos visto que estas particularidades requieren de un tratamiento diferenciado pero no aislado. Bajo este escenario, los redactores técnicos debemos poner en marcha iniciativas que permitan mejorar el intercambio de información con el área de soporte.

Forma y función del artículo técnico: el meta-artículo

En la última parte de esta serie de tres (ver entradas anteriores aquí y aquí) sobre el desarrollo del artículo técnico, se introduce el concepto de meta-artículo como elemento funcional básico de la información. El meta-artículo constituye la pieza de unión entre el artículo técnico (la forma) y la tarea del usuario (la función).

El manual de usuario “electrónico”

El paso del manual de usuario físico a la documentación web que hoy acompaña a muchos productos de software no ha estado libre de problemas. Con la popularización del ordenador personal, y años antes de la generalización de internet, los fabricantes de software comenzaron a sustituir las ediciones impresas de sus manuales por versiones electrónicas. Los ficheros de ayuda de Windows se generalizaron como la forma más efectiva y económica de hacer llegar al usuario la documentación de producto. Los primeros manuales electrónicos, con un contenido escasamente enlazado y motores de búsqueda limitados, se convertían muchas veces en una mera copia digital del manual en papel.


Estos manuales de ayuda electrónicos -a los que el comunicador técnico Mark Baker llamó acertadamente frankenbooks- incorporaban todas las limitaciones de un libro físico, pero sin aprovechar ninguna de las ventajas del nuevo medio electrónico. La tabla de contenidos -y no la búsqueda- continuaba siendo clave en el descubrimiento de información y cada entrada se fragmentaba frecuentemente en múltiples subentradas. El resultado era un manual de ayuda electrónico con tablas de contenido extensas, difíciles de manejar y donde abundaban apartados con poca información.

El salto final desde el manual electrónico hasta el manual web ha obligado a los redactores técnicos a replantear la manera de agrupar y enlazar el contenido. El cambio en los patrones de lectura y descubrimiento de la información que trajo consigo internet hacen que organizar la información en la web siguiendo el modelo de libro físico carezca de sentido. Si la tabla de contenidos había sido hasta entonces un elemento fundamental, las capacidades de búsqueda en la web junto con estos nuevos patrones de lectura (que discutimos ya en el primer artículo de esta serie) convertían a este elemento en secundario.

Escritura técnica orientada al artículo

Junto con la transformación del manual de ayuda físico en manual en formato web, uno de los avances más importantes en el desarrollo de documentación técnica ha sido el paso al modelo de documentación orientada a artículos. Si anteriormente el redactor técnico trataba al manual como un todo, la tendencia ahora es, claramente, organizar el contenido en torno a bloques discretos de información a los que llamamos artículos. La popularización de modelos de información como el propuesto por la especificación DITA han cimentado esta transformación.

A pesar de este avance, modelos como DITA siguen sin dar respuesta a cómo los artículos, entendiendo estos como bloques primarios de información, se relacionan entre sí de forma lógica para el lector. De hecho, en la teoría de la escritura orientada al artículo, la agrupación de artículos se desaconseja o se considera que va en detrimento de la capacidad de asimilar información por parte de lector (en una palabra, de su usabilidad). Tal como expone el comunicador técnico Tony Self en su artículo Desarrollo de información basada en artículo (originalmente en inglés, Topic-based Information Development):
Los cambios en los patrones de lectura y adquisición de información sugieren que los lectores ya no quieren leer en profundidad textos largos y lineales. En su lugar, la investigación sugiere que quieren leer de forma superficial, y leer sólo el mínimo que les permita realizar una tarea. Las estructuras de información basadas en artículos son más apropiadas para estos lectores impacientes.
Pero si, como definen estos modelos, cada artículo representa únicamente un tipo de información (tarea, referencia, concepto, etc.), ¿no corremos el riesgo de volver a aquellos manuales electrónicos del pasado, con múltiples entradas aisladas y difíciles de manejar? ¿No tendría más sentido agrupar funcionalmente aquellos artículos relacionados entre sí, incluso aunque pertenezcan a categorías distintas?

El hecho de que los patrones de lectura y adquisición de información hayan cambiado con la aparición de internet no está reñido con la creación de contenido de mayor longitud. Muy al contrario. De hecho, la extensión de un artículo, por sí sola, no debería ser un criterio válido para fragmentar el contenido. Muchas entradas de la Wikipedia incluyen artículos extensos, lo que como lectores no nos impide navegar por su contenido en busca de la información o dato necesarios. Sin duda, esta organización resulta mucho más útil que presentar la información en bloques discretos y discontinuos, obligando al lector a moverse de un nivel de contenido a otro, y rompiendo el patrón de lectura habitual.

Modelo A frente a modelo B

Los modelos de desarrollo de información basados en DITA, en un empeño por maximizar la capacidad de reutilizar el contenido (uno de los principales objetivos de la escritura orientada a artículos) son incapaces de dar respuesta al modo en que estos bloques se agrupan (tanto es así, que algunos autores no consideran DITA como un verdadero modelo de información).

El modelo A (ver imágen) ejemplifica el modelo propuesto por DITA. Bajo esta concepción, cada tipo de artículo se presenta como un elemento final y reutilizable de información. El modelo B, por el contrario, plantea que los distintos artículos se combinan en elementos de mayor entidad, a los que me he dado en llamar meta-artículos. Si el artículo supone el elemento constructor de la información, el meta-artículo constituye el elemento funcional.

El modelo A aconseja aislar las tareas de autoría de las de presentación. En palabras de Tony Self:
El formato y presentación son consideración posteriores a la autoría, y actividades posiblemente no realizadas por el autor técnico.
Pero, ¿es esto cierto? En mi opinión, este planteamiento ignora que la presentación del contenido (el cómo se relacionan entre sí los diferentes tipos de artículos) condiciona en gran medida el acceso a la información por parte del lector. El redactor puede y debe aislarse de elementos formales como el uso de fuentes, colores, espacios entre párrafos, etc., pero no puede ignorar la estructura final del artículo.

El decidir entre un modelo u otro dependerá de factores que, como redactores técnicos, deberemos sopesar para cada tipo de contenido y audiencia. Veamos dos casos para ilustrar esta idea. Pensemos por un momento en una aplicación ofimática como Microsoft Word. Las preguntas que un usuario de esta aplicación puede plantearse se resuelven normalmente con una breve explicación (añadir formato a una tabla, compartir un documento, insertar una ecuación, etc.). En estos casos, la información de contexto resulta innecesaria porque el objetivo del usuario es muy específico y el número de posibilidades muy reducido. Pero pensemos ahora en una caso más complejo, como puede ser la instalación y configuración de un servidor web. El técnico que se enfrenta a esta tarea requiere una información de contexto suficiente para entender aquello que va a llevar a cabo y evitar errores comunes. ¿Tiene sentido aquí separar la tarea en sí de la información de contexto? Separando ambas (por ejemplo, en dos artículos enlazados) perdemos la posibilidad no solo de atraer la atención del lector, sino también de facilitarle la información necesaria en el lugar donde se lleva a cabo su acción.

Usabilidad frente a reutilización

El problema se reduce, por tanto, a cómo presentar el contenido al usuario de una forma que sea coherente con su flujo de trabajo, y que a su vez permita reutilizar la información. DITA no cierra la posibilidad de agrupar diferente artículos, pero advierte contra los peligros de hacerlo, como podemos leer en la propia especificación de DITA 1.2:
Los artículos pueden definirse dentro de otros artículos. Sin embargo, la unión requiere un cuidado especial porque puede dar lugar a documentos complejos que son menos utilizables [en el sentido de usabilidad] y reutilizables.
Como enfatiza Mark Baker, el problema es que DITA prioriza la posibilidad de reutilizar un contenido sobre la usabilidad del mismo. El argumento de que la agrupación de los artículos hace el documento menos usable no parece sostenerse. De hecho, si nos fijamos, la usabilidad de un documento (en otras palabras, la capacidad de ese documento de aportar la información relevante para la tarea del usuario) es contraria en muchos casos a las posibilidades de reusar el contenido. Pensemos en las imágenes o los vídeos. Aunque la tendencia es ahora la de incorporar cada vez más elementos gráficos en la documentación técnica, durante mucho tiempo este contenido fue relegado por los costes de producción asociados y su escasa reutilización. Pero, ¿es este un contenido usable? ¿Da soporte a la tarea en cuestión que el usuario realiza? Claramente, la respuesta es sí. Usabilidad y capacidad de reutilización son, en muchos casos, elementos contrapuestos.

El meta-artículo da respuesta a la necesidad de desarrollar documentación que sea a la vez usable y reutilizable, y comienza a estandarizarse como la forma más adecuada de hacer llegar la información técnica al usuario, especialmente en tareas complejas como las que se llevan a cabo en los departamentos de IT.

Planificar el contenido en el artículo técnico

Si en el primer artículo de esta serie se mostraba cómo dotar de estructura al documento técnico, en este segundo se describe un método para planificar su contenido. Como en cualquier otra labor con un cierto grado de complejidad, una preparación adecuada nos ahorrará tiempo durante el desarrollo del contenido e influirá positivamente en la relevancia del documento final.

Forma y función en el artículo técnico

La calidad de un artículo técnico depende de muchos factores, algunos de los cuales suelen encontrarse fuera de nuestro control. Si la herramienta de edición es excesivamente compleja o restrictiva, o si el gestor de contenidos dificulta las tareas de distribución y revisión, es poco lo que el redactor técnico puede hacer para superar estos obstáculos. Pero la calidad final del artículo depende, ante todo, de su capacidad para empatizar con la tarea el usuario y proporcionarle la información necesaria -o el acceso a otra información cuando la nuestra ya no es de interés. Y es justo aquí donde más puede aportar el redactor.

Mientras que en la entrada anterior de este blog se trataba la estructura del documento (su forma), esta se centra en el contenido (su función) o más concretamente, en la planificación de ese contenido. En documentación técnica la separación entre forma y función es puramente formal, ya que en la práctica ambos aspectos están íntimamente ligados. Vimos ya que la estructura de un documento es esencial en la búsqueda y el descubrimiento de la información por parte del usuario, pero una vez hemos captado su atención es imprescindible mostrar datos relevantes en el contexto de su tarea.

También se ha discutido la importancia de que los manuales describan tareas, y no interfaces. Debemos desterrar la idea de que la principal función de un manual es explicar minuciosamente la interfaz y opciones de un producto, dejando siempre al usuario la difícil labor de entender cómo encaja esa información en su tarea. Si hasta no hace mucho tiempo era habitual basarnos en la descripción de las pantallas y opciones para redactar un documento técnico, ahora debemos preguntarnos ¿es esto lo que el usuario necesita?

Estas descripciones -este contenido- siguen teniendo su lugar en la documentación, pero no como eje central de la misma, sino en la forma de artículos de referencia a los que el usuario pueda acceder desde la descripción de la tarea. Del mismo modo que las notas al pie y referencias de un libro nos ayudan a completar y entender mejor la historia, pero no sustituyen la historia en sí. La documentación técnica que no sustenta las acciones del usuario es, en gran medida, responsable de la mala fama que tienen los manuales entre muchos usuarios.

Etapas en la planificación de contenido

He dividido la planificación de un artículo técnico en 4 etapas, que pueden resumirse gráficamente de la siguiente forma:

Para cada etapa, se indican a continuación las herramientas recomendadas, los materiales de trabajo, el resultado esperado y las acciones correspondientes en esa fase.

Etapa 1: Analizar las tareas del usuario

Herramientas: Pizarra o software para elaborar mapas conceptuales (también llamados mapas mentales).

Materiales de trabajo: Ámbito de la tarea, especificaciones del producto, prototipos (lo que comúnmente se conoce como mockups o wireframes), entrevistas con usuarios y cualquier otra fuente de datos que podamos tomar como punto de partida.

Resultado: Mapa conceptual con análisis de tareas.

Acciones:

  • Analizamos las distintas tareas que el usuario puede completar con el software en el contexto que se quiere documentar.
  • Definimos las tareas más genéricas primero, y las más específicas después.
  • El análisis se hace sobre la base del flujo de acciones del usuario, no de las pantallas y opciones del software.
  • El foco aquí son las tareas y sus relaciones, no la jerarquía de las tareas.

Etapa 2: Definir los artículos que integran el documento

Herramientas: Pizarra o software para elaborar mapas conceptuales.

Fuentes de trabajo: Mapa conceptual con análisis de tareas (etapa 1).

Resultado: Mapa conceptual estructurado con análisis de tareas

Acciones:

  • Tomamos como referencia los 4 tipos de artículos definidos para categorizar cada una de las entradas que conforman el mapa conceptual.
  • Usamos un tipo de artículo para cada entrada.
  • Modificamos el mapa conceptual dividiendo o juntando elementos cuando sea necesario para adaptarlos a alguno de los 4 tipos.

Etapa 3: Crear la tabla de contenidos

Herramientas: Pizarra y editor de textos.

Fuentes de trabajo: Mapa conceptual estructurado (etapa 2).

Resultado: Tabla de contenidos.

Acciones:

  • Creamos una tabla de contenidos que reflejará la estructura final del documento.
  • El foco aquí es la agrupación lógica de conceptos y la jerarquía.
  • Si es preciso, cambiaremos la estructura de la tabla de contenidos durante el desarrollo del contenido (esta fase es iterativa).
  • Evitaremos exponer más allá de dos niveles en la tabla de contenidos. Es decir, nivel 1, nivel 2 y también nivel 1.1 y 1.2, pero no niveles 1.1.1, 1.1.2, etc.

Etapa 4: Desarrollar el contenido

Herramientas: Herramienta de edición o gestor de contenidos.

Fuentes de trabajo: Mapa conceptual estructurado (etapa 2) y tabla de contenidos (etapa 3).

Resultado: Borrador o documento técnico final.

Descripción:

  • Desarrollar nuevo contenido para cada artículo definido en la fase anterior.
  • Reutilizar secciones que son comunes a distintos artículos (como por ejemplo, explicar las acciones en la interfaz del usuario para abrir una aplicación o ejecutar un comando).
  • Actualizar la tabla de contenido si es necesario durante del desarrollo (esta fase es iterativa).

Durante la planificación, la tendencia es imaginar en nuestra cabeza el aspecto final del documento. Esto nos lleva a poner excesivo énfasis en la tabla de contenidos. Pero la propuesta aquí es precisamente no pensar en términos de tabla de contenidos hasta bien avanzado el análisis de las tareas. La tabla de contenidos nos limita porque solo nos permite movernos en dos dimensiones: de arriba hacia abajo, añadiendo nuevas entradas o de izquierda a derecha, añadiendo profundidad a cada entrada; pero durante el análisis inicial nuestro cerebro trabaja en múltiples direcciones, no solo en dos.

No he mencionado deliberadamente los integrantes de cada etapa porque estos dependerán del proyecto. En proyectos de gran envergadura, la colaboración de los equipos de diseño y usabilidad, analistas y desarrolladores, formadores y equipos de soporte técnico es fundamental y puede facilitarnos el análisis de las primeras etapas. En proyectos menores, como los desarrollados por el redactor técnico ocasional, es normalmente una sola persona quien lleva a cabo todo el trabajo.

El mapa conceptual como herramienta de análisis

Precisamente porque la tabla de contenidos nos limita en el desarrollo de ideas, resulta más eficaz usar mapas conceptuales en las fases iniciales de planificación. Estos mapas, ideados originalmente por Tony Buzan, son una representación gráfica de ideas que se van añadiendo -a modo de ramas de árbol- a partir de un concepto central. Cada una de estas ideas puede dividirse a su vez en otras de menor entidad, pasando así de los conceptos más generales en el centro del mapa a los más específicos en la periferia.

En nuestro caso el centro del mapa estará ocupado por el tema sobre lo que vamos a escribir (normalmente, una nueva funcionalidad del software). A partir de este elemento central vamos dibujando otros que representan las acciones que el usuario puede realizar con el software. Vemos que, a diferencia de la tabla de contenidos, el mapa conceptual se adapta mejor a la forma de pensamiento durante la fase de ideación al permitir desarrollar y enlazar elementos libremente.


Quien no haya utilizado antes los mapas mentales puede sentir la tentación de pasar por alto este sistema. Mi recomendación es no hacerlo. La conveniencia de usar este método frente a otros se encuentra ampliamente documentada, su aprendizaje es rápido y la inversión en tiempo se verá compensada con creces. Tampoco es necesaria ninguna herramienta especial, podemos usar un cuaderno, una pizarra o etiquetas adhesivas. Podemos también usar uno de los muchos programas que existen para elaborar mapas conceptuales, aunque no importa lo rica en funcionalidades que sea la aplicación de software, siempre nos limitará en mayor medida que una pizarra durante el análisis. Una vez el mapa mental está ya maduro, podemos utilizar un programa para almacenarlo digitalmente, editarlo y compartirlo.


La última entrada de esta serie tratará con mayor detalle el concepto de artículo. Veremos cómo los 4 tipos descritos (concepto, referencia, tarea y resolución de problemas) puede relacionarse entre sí para dar lugar a elementos de mayor entidad a los que llamaré meta-artículos. El meta-artículo constituye la pieza de unión entre el artículo (la forma) y la tarea del usuario (la función).

Organizar la información en el artículo técnico

La estructura del artículo técnico tiene un papel clave en la búsqueda y descubrimiento de información por parte del lector. Los artículos deben mostrar elementos comunes que den soporte a esta búsqueda, pero también elementos diferenciadores que permitan identificar si la información es relevante en el contexto de la tarea.

Estructura y búsqueda de información

Cuando analizamos a los usuarios -o a nosotros mismos- utilizando documentación técnica, observamos que el patrón de lectura dista mucho de el que el lector adopta con una novela. Inicialmente, con un vistazo general a la estructura, juzgamos ya si la información que contiene el documento responde o no a nuestras necesidades. Una vez hemos decidido que la información que tenemos delante puede sernos útil, hacemos un análisis -aún muy superficial- de elementos como títulos, listados, imágenes o tablas. Solo entonces centramos nuestra atención en párrafos o elementos particulares que consideramos relevantes. Este análisis está en sintonía con lo que Nielsen describió como information foraging (literalmente, tratar la búsqueda información como la búsqueda de alimento o forraje por parte de un animal).

Este mecanismo de búsqueda y descubrimiento, aparentemente errático, sigue un patrón determinado muy similar al que empleamos al leer cualquier otro tipo de información en internet. De esta observación podemos concluir que no basta con que la información sea completa y correcta, es necesario además que su estructura permita identificar dónde está el contenido de interés -informacion suculenta, siguiendo con la idea de Nielsen- mediante una organización predecible y sencilla. Recordemos que la documentación no busca entretener al lector, sino facilitarle el acceso a la información en sus propios términos.

Especialmente en el caso del redactor técnico accidental -aquel cuya principal tarea no es la redacción técnica-, la experiencia y las herramientas que permiten organizar adecuadamente la información no siempre están disponibles. Este artículo, el primero de una serie de tres, propone una forma estandarizada y sencilla de estructurar un texto técnico, independientemente del método y herramienta de desarrollo.

Tipología del artículo técnico

La clasificación que aquí se presenta está basada en DITA, una especificación XML muy popular en el desarrollo de documentación. Pero esta clasificación no pretende llegar al nivel de complejidad y detalle que alcanza DITA sino, bien al contrario, servir de referencia rápida y accesible para el redactor.

Al analizar diferentes artículos técnicos, observamos que la inmensa mayoría responden a uno de los siguientes tipos:

  • Concepto
  • Tarea
  • Referencia
  • Resolución de problemas

Estos 4 tipos constituyen la base sobre la que se articula la información. No entraremos aquí en cómo estos elementos se combinan entre sí para construir artículos de mayor entidad. Esta explicación se deja para el último artículo de la serie, donde se desarrolla en más detalle el concepto de artículo. Es suficiente con decir ahora que la mayoría de los escritos técnicos resultan de combinar estos tipos. Veamos un ejemplo. Supongamos que nuestro encargo consiste en redactar un artículo sobre cómo configurar una solución de alta disponibilidad para un sistema en el que nuestro departamento de IT está trabajando. El texto final podría tener el siguiente esquema:

  1. Introducción a la solución de alta disponibilidad (concepto).
  2. Explicación sobre el modo de instalación y configuración (tarea).
  3. Lista de comandos especiales para operar la solución (referencia).
  4. Problemas más comunes (resolución de problemas).
Vemos en este ejemplo que el trabajo final está conformado por los 4 tipos de artículos descritos, siguiendo un orden lógico de acciones.

Elementos básicos del artículo

Cada tipo de artículo está compuesto por un conjunto ordenado de elementos. Varios elementos son comunes a los 4 tipos, otros son particulares. El siguiente esquema muestra los elementos comunes:

Los elementos con un asterisco (*) son necesarios en la estructura del artículo, mientras que aquellos con un signo de cierre de interrogación (?) son opcionales. El siguiente listado es una descripción de los elementos comunes:

  • title: título del artículo.
  • shortdesc: breve introducción a la información que se va a tratar en el artículo. Puede ser una frase o un párrafo.
  • keywords: términos o palabras clave en el artículo que son normalmente empleados por los motores de búsqueda.
  • toc: tabla de contenidos. Aunque opcional, es recomendable en artículos extensos compuestos por varias partes.
  • body: representa el cuerpo del artículo, donde se encuentra la información que lo compone (texto, imágenes, tablas, listas, etc.). El elemento body marca la diferencia entre los distintos tipos de artículo.
  • related-links: enlaces a otros artículos relacionados.
Veamos ahora con más detalle los 4 tipos de artículo mencionados.

Concepto

El concepto proporciona la respuesta a la pregunta Qué es. Este tipo de artículos presenta la información necesaria para entender otros conceptos o realizar una tarea. Es común incluir este tipo antes de explicar tareas complejas o que requieren información de contexto para poder ser completadas. Un artículo de este tipo muestra la siguiente estructura:


En este caso el contenido se desarrolla dentro del elemento descbody. El concepto es además el único tipo de artículo que puede incluir todos los demás tipos. Un ejemplo esquemático de este artículo sería el siguiente:

Tarea

La tarea da respuesta a la pregunta Cómo. Este tipo de artículo muestra paso a paso cómo completar una acción determinada. Los artículos que describen tareas incluyen los siguientes elementos:

Como podemos ver en la imagen, las tareas pueden a su vez incluir otras tareas. El contenido particular de este artículo se encuentra en el elemento taskbody. Cada tarea se compone de una serie de pasos ordenados (steps) que pueden venir o no precedidos de uno o más requerimientos (req). Los requerimientos hacen referencia a otras acciones que han de completarse con anterioridad o a materiales necesarios durante el proceso.

El artículo debe contener la información necesaria sin extenderse en explicaciones. Un error común es el de incluir información en la descripción de la tarea. En la medida de lo posible, esta información debe desarrollarse en el artículo de tipo concepto. Este artículo muestra la siguiente estructura:

Referencia

Una referencia incluye un listado de opciones y parámetros que son útiles para completar una tarea o para usar una función específica de un software. Ejemplos de referencia son los artículos donde se muestran las opciones de un comando, los parámetros de configuración de un determinada aplicación o la descripción de una API (interfaz de programación de aplicaciones). En muchos casos se utilizan tablas o listados para presentar la información. Estos elementos se incluyen en el apartado refbody. Los artículos de referencia se componen de los siguientes elementos:

Al igual que ocurre con las tareas, un mismo artículo puede contener varias referencias, aunque los artículos de referencia demasiado extensos son difíciles de usar incluso con una tabla de contenidos. El artículo de tipo referencia atiende la siguiente estructura general:

Resolución de problemas

El artículo de resolución de problemas detalla información de un problema o error en el software. La información debe permitir al lector identificar el problema con el que se encuentra (symptoms), entender las causas que lo originan (more-info) y mostrar los pasos requeridos para eliminar o mitigar el problema (tasks). Este tipo de artículo se caracteriza por incluir los siguiente elementos:

y muestra la siguiente estructura general:


Tanto la clasificación como los elementos discutidos aquí son comunes a una gran cantidad de documentos técnicos. No se busca en ningún caso ofrecer un planteamiento original, precisamente porque las estructuras familiares y comúnmente aceptadas son clave en el descubrimiento y consumo de la información.

Diseño Material y escritura técnica

El el año 2014, durante su conferencia de desarrolladores Google I/O, Google presentó su proyecto de Diseño Material (originalmente en inglés, Material Design). Esta iniciativa propone un marco de trabajo para desarrolladores que permita una experiencia de usuario común en cualquier aplicación y dispositivo. Pero la propuesta de Google, por su propia naturaleza, resulta interesante más allá del desarrollo de aplicaciones.

Hacia una práctica de lo Material

[El Diseño Material] tiene el potencial de ser una de las mejoras visuales más significativas de la web en general.

- (Armin Vit, Brand New / Under Consideration)

Tradicionalmente, el desarrollo de contenido documental ha tomado como base dos elementos fundamentales: tipología y estilo. La tipología define el modelo de información que sustenta el documento. Por ejemplo, DITA establece los tipos tarea, concepto y referencia como posibles modelos de información. El estilo es un elemento igualmente importante en documentación técnica. Gracias al estilo dotamos de una coherencia visual a la informació, algo clave para facilitar la exploración de contenido por parte del usuario.

Tipología y estilo nos permiten, por sí mismas, definir un tema acerca del cual informar o asistir al usuario, pero resultan insuficientes para establecer relaciones con otros temas y proporcionar una visión holística de la información. Las cuestiones que se plantean aquí son ¿pueden los usuarios, con un simple vistazo, descubrir la totalidad de la información que se presenta ante ellos?, ¿puede esta información adoptar formas que permitan identificar fácilmente un punto de partida y el curso de acciones requerido por la tarea?

En su Diseño Material, Google apuesta por unos principios básicos -pero claramente definidos- de aspecto y usabilidad que puedan hacerse extensivos a todo tipo de aplicaciones y plataformas. Pero lo más interesante de esta apuesta es que su desarrollo es lo suficientemente amplio como para poder aplicarla en otros campos; sin ir más lejos, el de la escritura técnica. Aplicar el Diseño Material a la documentación técnica, supondría dotar a esta de una experiencia de usuario común que no estuviese ligada a la concepción particular de cada fabricante de software, y serviría como elemento de relación entre distintos tipos de información. Pensemos por un momento: ¿tiene hoy sentido que la experiencia del lector ante un documento de ayuda sea distinta para cada fabricante de software e incluso para un mismo fabricante?

El Material es la metáfora

Una metáfora material es la teoría unificadora de un espacio racionalizado y un sistema de movimiento. El material se basa en la realidad táctil, inspirada en el estudio del papel y la tinta, pero tecnológicamente avanzados y abiertos a la imaginación y la magia. (fuente: Introduction to Material Design, Google design)
Para poder explicar la filosofía detrás del Diseño Material, Google introduce el concepto de quantum paper, un elemento similar al papel pero mucho más dinámico y transformable. Se toma así un elemento de uso común, el papel, y se le dota de características singulares. El papel se presenta de este modo como una metáfora de la información.

Resulta casi imposible no establecer aquí una relación entre el uso del papel como vehículo de la información y la documentación técnica. Incluso después de trasladar la documentación de usuario a la web en sus diferentes concepciones, uno de los formatos más comunes sigue siendo PDF, una representación electrónica de un libro. La documentación, independientemente de su formato, sigue utilizando el concepto originario del papel como elemento a partir del cual estructurar la información. El Diseño Material propone transformar este elemento y amplificar sus capacidades de interacción con el usuario o, en nuestro caso, con el lector.

Las dimensiones de lo material como niveles de información

El Material tiene dimensiones X e Y variables y un grosor uniforme. (fuente: Material properties, Google design)

Esta hoja de papel cuántico puede transformarse dinámicamente para adaptar su tamaño a la información que se muestra. Del mismo modo que podemos doblar y desdoblar una hoja de papel, la información puede también expandirse para adaptarse al medio y a la audiencia. Si tomamos una hoja de papel y la doblamos por la mitad, dispondremos de una superficie más limitada para mostrar información, pero que puede ser suficiente para que el usuario complete su tarea. Dada la necesidad, podemos desdoblar la hoja dando la posibilidad al lector de acceder a información extendida.

El hecho de que el material no pueda expandirse en profundidad tiene también un significado en el tratamiento de la documentación. Los artículos técnicos deben de ser relevantes para la tarea del lector, mostrando la información necesaria, pero no más. La información -el material- crece ricamente ligado entre sí, bien expandiéndose cuando nos mantenemos en el mismo plano de información, o bien mediante enlaces, cuando necesitamos pasar a un plano distinto.

Múltiples elementos materiales no pueden ocupar el mismo punto en el espacio simultáneamente. (fuente: Material properties, Google design)

Otra característica de lo Material es que dos elementos no pueden ocupar simultáneamente el mismo espacio físico. De forma análoga, dos bloques de información independientes no deben describir lo mismo. Cada elemento cumple una función para el usuario y la separación entre el contenido de uno y otro ha de ser clara.

División y fusión de lo Material

Divide los casos de usuario complejos, amplios o vagos en actividades más pequeñas. Estas tareas más pequeñas pueden reutilizarse, ser más fáciles de entender o cumplir mejor los objetivos del usuario. (fuente: Navigation, Google design)

El material dividido puede unirse. (fuente: Material properties, Google design)
La división y fusión de lo material encuentran de nuevo su equivalencia en la división y fusión de la información. Deconstruir un elemento nos ayuda a entender mejor el conjunto a través de sus partes. Igualmente, la información se divide para hacerse más comprensible, y también para ser más fácilmente reutilizable en otros niveles. La información puede dividirse y combinarse de muy distintas formas, y puede también fusionarse llegado el caso.

Los conceptos de división y fusión son la base de la documentación estructurada, en la que un tema es dividido en elementos menores, que a su vez están construidos con bloques de información marcados semánticamente.

Las sombras como enlaces

Las sombras proporcionan importantes pistas visuales acerca de la profundidad de los objetos y el movimiento. Son la única señal visual que indica la separación entre las superficies. (fuente: Elevation and shadows, Google design)
Una de los elementos más destacadas del Diseño Material es el empleo profuso de sombras para separar materiales. Al igual que ocurre en el mundo real, los componentes del mundo Material proyectan sombras sobre un plano, tanto más profundas cuanto mayor es su elevación sobre el mismo. Visualmente las sobras nos permiten saber cómo se establece la relación entre los distintos materiales. Estas sombras equivalen a hiperenlaces en el área de la información. Los enlaces establecen un punto de unión -y también de ruptura- entre la información a uno y otro nivel. Cada enlace permite al usuario trasladarse a un plano de información inmediato y diferente.

El movimiento como jerarquía

El movimiento proporciona:
- Una guía focalizada entre vistas.
- Relaciones jerárquicas y espaciales entre los elementos.
- [...]

(fuente: Motion, Google design)
El movimiento de los elementos y la definición de planos son el fundamento de lo Material. Las interfaces utilizan el movimiento para dar respuesta a las acciones del usuario y destacar aquello que requieren su atención. El movimiento permite también establecer una relación y jerarquía entre los distintos elementos. En el campo de la escritura técnica, la tabla de contenidos (en sus distintas variantes) permite establecer las relaciones de jerarquía entre los distintos bloques de información. Pero esta tabla de contenidos es un componente estático que por sí mismo no resuelve los problemas derivados de la exploración de contenido, especialmente en artículos técnicos de una cierta complejidad y extensión. Las tablas de contenido dinámicas (como las que podemos ver en el siguiente ejemplo tomado de la documentación de Google Docs), junto con el uso de las tarjetas, aportan una solución novedosa a esta cuestión.

Las tarjetas como puntos de acceso a la información

Las tarjetas proporcionan contexto y un punto de acceso a una información más completa. (fuente: Cards, Google design)

Las tarjetas se están imponiendo en el diseño de aplicaciones móviles como el elemento más efectivo para dar entrada a la información. Google ha estado trabajando con estas tarjetas desde hace algún tiempo, y otros fabricantes están también adoptando este modelo. En el aspecto documental, las tarjetas nos ayudan a sintetizar la tabla de contenidos en sus elementos más básicos, proporcionan al usuario un curso de acciones lógico para realizar su tarea y son un punto de entrada a niveles de información superiores.

La documentación de producto muestra hoy en día un aspecto dispar, donde cada fabricante se esfuerza por aplicar soluciones particulares a problemas comunes. El Diseño Material propone un marco de actuación que trasciende el desarrollo de aplicaciones y con capacidad para convertirse en el elemento común en la experiencia de los usuarios con la documentación.